27 may. 2012

No pediré la cuenta de cuánto ha costa dejarnos de querer.

Y, descuida, que no contaré que nuestra guerra fue una causa perdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario