1 may. 2012

Que tú eres oxígeno y yo dióxido. Que cuando respiras, te enveneno. Y ya no, ya no respiras.

Ver.. que ya no piensas en mí, que ya no crees en la gente, que tomas pastillas rosas, que te has vuelto nihilista y sueñas con no soñar. Entraría en tu luz con una canción sencilla; tres notas y una bandera tan blanca como el corazón que late en tu cuerpo de niña. Estaría tan lejos de ti que ya no recuerdo el momento en que te dije por última vez que el cielo se estaba abriendo.. y se abre bajo tus pies. Quiero que vengas conmigo a cualquier otra parte. Ver.. que no sabes decir que no, que vivo en pisos oscuros y tengo dos mil razones para olvidarme de todo.. y no pensar más que en tu voz. Y quiero que vengas conmigo a cualquier otra parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario